Lobos marinos de Galápagos

  • Mamífero.
  • Nombre científico: Zalophus wollebaeki.
  • Nombre en inglés: Sea lion.
  • Alimentación: peces, especialmente sardinas, también pulpos y moluscos.
  • Media de vida de 15 a 20 años.
  • Tamaño: machos de 2,50m a 2,70m, hembras entre 1,50m y 1,70m.
  • Depredadores: Tiburones y orcas.

En las Islas Encantadas encontramos a los lobos marinos de Galápagos (también conocido como león marino) o conocidos en inglés como sea lion of Galápagos (Zalophus wollebaeki) un mamífero carnívoro que habita las Islas Galápagos (Ecuador), además de las islas de Malpelo y Gorgona (Colombia).

Leon marino de Galápagos.
Leon marino de Galápagos.

Lobos marinos, anfitriones de las Galápagos

En las Islas Galápagos, la población local cuenta ahora con 50 000 ejemplares, que es un número estable. Por mucho tiempo se ha discutido si esta es una subespecie del león marino de California, por su enorme parecido, de ahí el nombre en inglés.​

Por esta razón, el zoólogo Erling Sivertsen se dio a la tarea de crear una clasificación más detallada de estas especies, luego de investigar y catalogar, en el Museo de Oslo, restos fósiles que fueron descubiertos entre 1928 y 1929.

Luego, en un estudio del Instituto de Genética de la Universidad de Colonia y del Departamento de Ciencias de la Conducta en la Universidad de Bielefeld, se llegó a la conclusión de que, en algún punto de la historia de la evolución, hubo una separación de esta especie en varias sub especies.

Es así que se confirmó que el león marino de California y el lobo marino de Galápagos se separaron, según su composición molecular, hace aproximadamente 2,3 millones de años. Por esto debemos pensar que este último es una especie independiente, sobre todo cuando en la genética de la población​ de estos animales no se observa la clásica característica de “cuello de botella” presente en otras variedades.

Zalophus wollebaeki.
Zalophus wollebaeki encima de una roca, Santa Cruz.

Características

Al ojo común, el lobo marino de las Islas Galápagos se parece mucho al león marino de California y hay quienes hasta lo confunden con las focas (que no tienen orejas, sino orificios auditivos).

Las diferencias las encontramos en el tamaño del cuerpo y en la forma del cráneo, su hocico es más largo y más puntiagudo que el de los californianos. Se puede decir que en comparación, las otras especies de león marino tienen un hocico como el de un perro Bulldog.

El macho es más grande, llegando a medir hasta 270 cm y alcanzar un peso de hasta 500 kg. En cambio, la hembra siendo más pequeña, alcanza una longitud máxima de 170 cm y es más liviana, con un peso de hasta 100 kg. A simple vista, ambos tienen el cuello grueso pero el macho tiene más musculatura en el tórax y los hombros, mientras que las hembras son finas y alargadas.

La piel, sobre todo en los machos, es de colores que van desde el marrón claro, marrón tostado al marrón grisáceo, mientras que la de las hembras y de los más jóvenes tiene más bien un matiz marrón claro, ambos con una textura esponjosa cuando están secos.

Zalophus wollebaeki en Bahía Tortuga, Santa Cruz.
Zalophus wollebaeki en Bahía Tortuga, Santa Cruz.

Los órganos sexuales externos de las hembras son menos visibles que los de los machos. Se distingue mejor a los machos adultos de las hembras por su tamaño y, sobre todo, por el bulto o cresta de su frente. Además, tienen ojos grandes y expresivos, lo que les da una imagen tierna y amigable.

Y en realidad son juguetones y curiosos, razón por la que se acercan a los turistas. Los lobos marinos se sienten cómodos en compañía humana, por lo que son fáciles de fotografiar. Pero esta característica también les ha traído problemas como terminar en manos de cazadores furtivos en las embarcaciones.

Es común que los buceadores se encuentran con hembras juguetonas; mientras que los machos dominantes se mantienen bajo el agua para preservar su territorio, representando un peligro para estos.

Dónde se los encuentra

Los lobos marinos de las Islas Galápagos son una especie endémica del Pacífico oriental de estas islas, localizadas a unos 1000 km al oeste de Ecuador.

Lobo marino encima de una boya.
Tomando sol encima de una boya.

Están en todo el archipiélago durante todo el año, aunque se han observado algunos de esta especie a la deriva fuera de las Islas Galápagos.

Son casos raros como el de la isla de la Plata, no muy lejos de la costa de Ecuador, donde fueron vistos unos solitarios nómadas, hasta el norte de la isla Gorgona (Colombia). También hubo un avistamiento desde la isla del Coco, al sudoeste de Costa Rica. Además, es común verlos cerca de Panamá​. Pero, aún así su reproducción es propia de las Islas Galápagos.

Los lobos marinos del Archipiélago de Galápagos habitan alrededor de la línea de costa. Es muy raro verlos lejos de la zona litoral, prefieren el terreno volcánico​ ya que las playas de arena de esta zona son casi inexistentes, aunque las fotografías turísticas los retraten, en la mayoría de ocasiones, en la arena.

Alimentación

Hasta la fecha, no hay un estudio que muestre exactamente en qué se basa la dieta de los lobos marinos de Galápagos. Las investigaciones hechas en algunos ejemplares muestran que capturan muchos peces, lo que crea malestar en los pescadores que consideran que esta especie afecta su trabajo, a pesar de que los investigadores han demostrado que el consumo no es tan alto como afectar el oficio de la pesca.

Lobos marinos en el puerto de Puerto Ayora.
Otra forma de conseguir comida: Lobos marinos en el puerto de Puerto Ayora.

Entre los peces que consumen, se encuentran los arenques o peces linterna pequeños y medianos; a veces, pueden alimentarse de pulpos y moluscos, lo que los convierte en excelentes nadadores ya que deben sumergirse a grandes profundidades que van desde los 30 a los 40 metros para conseguir alimento. Eso sí, es raro que se alejen de la costa, ya que pueden ser presa fácil de los tiburones y cazan durante el día.

Es sabido que algunos ejemplares de esta especie se pueden comer a las crías, pero más que una necesidad de alimentarse, es una cuestión de marcar su territorio y proteger la zona en la que se encuentren.

Su vida social

Socialmente, aunque viven en colonias, se sabe que no es una especie organizada, como sus pares de otra clasificación. También es común que el macho más grande, denominado “toro”, sea el encargado de cuidar a las hembras; los machos son poligámicos, pueden llegar a tener un harén de hembras.

Son animales que nunca están solos, si no es en un grupo grande, por lo menos deben andar en pareja. Los lobos marinos tienen un “ladrido” fuerte, sobre todo cuando se trata de defender su territorio; en el caso de las crías, este “ladrido” es diferente en cada una, así es más fácil para la madre reconocer cuál es el suya.

Reproducción

La época de apareamiento va desde mayo hasta enero. Luego de copular, la gestación dura hasta un año. Tiene un periodo de lactancia de hasta tres años, pero existen  hembras que destetan a sus crías luego de 12 meses.

Algunas amamantan a sus crías de un año de edad en conjunto con las recién nacidas. Por esta razón, los lobos marinos de Galápagos, suelen refugiarse en las cuevas cerca del mar, para así asegurar a las madres con sus crías y poder conseguir alimento con facilidad.

Las crías aprenden a nadar en la primera o segunda semana de vida, junto al resto de los miembros de su colonia. La hembra está lista para el apareamiento al cabo de tres semanas de vida de su cría. De día caza y de noche se ocupa de éstas. Cuando se dedica a la caza, los tiempos para alimentar a sus crías son cortos. Los tres años que dedica a la crianza crean un lazo afectivo fuerte.

Población y conservación

Como dijimos al principio, la población del estos animales llega a los 50 000 ejemplares, pero no es un número esperanzador, ya que las colonias de esta especie aún no se recuperan de la cacería indiscriminada que se llevó a cabo en el siglo XIX, debido al mercado de las pieles. Además, se han dado muertes y migración debido a los efectos del fenómeno de El Niño y la disminución de peces.

En los últimos años se ha comprobado que esta especie es susceptible de enfermedades comunes que aquejan a los humanos y se ha dado un aumento de estrés a causa de la búsqueda de alimento. Aunque en la actualidad no son víctimas de los pobladores de las Islas, si lo son de las especies introducidas por éstos. Perros, gatos y ratas pueden transmitir enfermedades.

Por otro lado, se conoce que los lobos marinos han empezado a defenderse y se reportan casos de animales atacados por esta especie.  

Como una medida preventiva, desde 1996 estos animales a los que hacemos referencia se encuentran como especie amenazada en la Lista Roja de la UICN (Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza), por lo que en la actualidad se han desarrollado proyectos de limpieza de desechos marinos y protección de las zonas de apareamiento y crianza.

Pueden ser observados por los turistas, siempre guiados en grupos pequeños a través del Parque Natural de la Isla, brindando una experiencia segura y grata para los lobos marinos de Galápagos y los turistas que los visitan.

A parte de los lobos marinos de Galápagos hay también los lobos marinos de dos pelos en las islas. Son más pequeños y muy tímidos. En inglés se llaman «fur seals».

Otras especies de animales: