Agua dulce – potable en Galápagos

El agua dulce es un recurso escaso en Galápagos. No existen ríos en las islas. La única laguna de agua dulce que todo el año contiene agua —El Junco— se encuentra en San Cristóbal. Tampoco llueve mucho. Las precipitaciones son escasas, con un promedio de 300 a 400 milímetros por año.

Para los turistas esto es a veces una sorpresa, porque el archipiélago está ubicado en el ecuador donde normalmente llueve bastante.

Pero las islas son relativamente jóvenes y de origen volcánico. En muchas partes no crecen tantas plantas o árboles. Su clima depende mucho de las corrientes marinas (fuente: Alvarez, Orlando & Montaño, Thuesman. (2019). Análisis de algunas variables climáticas en la región sur de Ecuador. Analysis of some climatic variables in the region south of Ecuador.).

Las corrientes como Humboldt y Cromwell llevan agua fría a las islas. Por el agua fría baja la temperatura y menos agua se evapora. Esto significa menos que cae poca lluvia en Galápagos.

Además, los vientos alisios soplan normalmente en dirección oeste y llevan la humedad hacia Asia. Los animales y plantas que viven en Galápagos están acostumbrados a este clima.

Las fuentes principales de agua dulce en el archipiélago son:

  • Pozos y grietas.
  • Encañadas de agua.
  • Agua de lluvia.
  • Un manantial.
  • Plantas desalinizadoras.

Islas habitadas y su suministro de agua potable:

Floreana

En Floreana existe en la parte alta de la isla —Cerro Asilo de la Paz— un manantial. Es fácil llegar a este lugar. Por eso, la isla era muy popular con piratas y balleneros. De los piratas, por ejemplo, existe todavía la Cueva de los Piratas.

Los primeros europeos que llegaron en el siglo XIX a las islas Galápagos para vivir se quedaron en Floreana por esta fuente de agua (mira también la historia de Galápagos).

El problema de este manantial es que no da suficiente agua para la población y la agricultura. Por eso se usa también agua de lluvia y se importa agua de otras islas.

Isabela

Isabela es la isla más grande del archipiélago. Pero no existe ningún manantial, tampoco una laguna de agua dulce.

El agua dulce se extrae de pozos. El problema es que esta agua puede ser contaminada por la agricultura y por la basura de los habitantes. Además, muchas veces no es agua dulce de verdad, sino agua salobre que hay en los pozos.

Otras fuentes de agua son la lluvia y la importación de agua de otras islas.

Santa Cruz

En Santa Cruz se encuentra la ciudad más grande de Galápagos: Puerto Ayora. Pero el agua dulce también es escasa en esta isla. Esta se extrae de pozos y grietas. Como en Isabela, el agua en estos pozos y grietas puede ser contaminada y es agua salobre.

También se utiliza agua de lluvia. Otra fuente de agua son las plantas desalinizadoras que son de empresas privadas.

San Cristóbal

En San Cristóbal también existen plantas desalinizadoras privadas. Otras fuentes de tráfico son la lluvia y las encañadas de agua en la parte alta de esta isla.

Las tuberías de agua para conseguir el agua de las encañadas son antiguas o tienen fugas que significa una pérdida de agua. Además, una falta de lluvia puede causar una disminución de agua en las encañadas.

Laguna El Junco en San Cristóbal.
Laguna El Junco en San Cristóbal (fuente: EcuadorGalápagosInfo.com).

En la parte alta de la isla también se encuentra El Junco, la única laguna de agua dulce del archipiélago que todo el año contiene agua. Cerca de El Junco hay la laguna Colorada que solo durante de la temporada de lluvia contiene agua.

¿Qué pueden hacer los turistas para ahorrar agua?

Debido a la escasez de agua es importante ahorrar agua. Para hacerlo, los turistas pueden, por ejemplo, ducharse rápidamente y no dejar las llaves de agua abierta si no es necesario.

Además, los turistas pueden escoger hoteles y operadores turísticos que implementen prácticas de conservación del agua (más información: Ministerio de Turismo- Galápagos, destino turístico de conservación ecológica).

Por ejemplo, hay hoteles como el hotel Finch Bay en Santa Cruz que recolecta agua de lluvia. La utiliza para regar los cultivos en su jardín ecológico y también reparte parte del agua a sus vecinos.

Llevar su propia botella de agua y rellenarla en las islas ayuda a reducir la basura plástica.


También te puede interesar: